Hablan las expertas

HACER FRENTE A LA MATERNIDAD DESPUÉS DE LA SEPARACIÓN ¿A SOLAS?

14 de diciembre de 2020

Reconozco que me gusta la soledad y que para mí no fue un problema el empezar una nueva vida en la que, a ratos estaba completamente sola, y otros ratos, a solas con las niñas. Me encanta el silencio y estar conmigo misma tumbada en mi sofá.

Creo que la soledad es un bien muy infravalorado en la sociedad actual, aunque yo siempre he sido firme defensora del dicho «mejor sola que mal acompañada». Porque la vida es solo una y no tenemos ni idea de cuánto va a durar y por eso, estoy convencida de que es mejor vivirla a tu manera y sin tener que dar explicaciones a nadie, que compartirla con alguien con quien, por el motivo que sea, ya no eres feliz.

Sin embargo, soy consciente de que enfrentarse a esta nueva vida (y maternidad) en solitario es una preocupación muy común entre muchas mujeres recién divorciadas, que desconocen cómo hacerse cargo de una situación completamente desconocida.

Para hablar de ello, hoy contamos con la aportación de Marta Calderó, una nueva colaboradora del blog, que se dedica a acompañar y orientar a madres divorciadas a gestionar todos los miedos y dudas que surgen en esta nueva etapa. ¡Os dejo con ella!

“Cómo gestionar la pérdida y el sentimiento de miedo a la soledad junto con el cuidado de un bebé” “No he tenido hijos para esto”, “No voy a poder yo sola con el niño”, “Así la familia no tiene sentido”, “La educación de mi hijo va a ser deficitaria a causa de la separación” etc..

Estas son algunas de las afirmaciones que escucho habitualmente en las sesiones de terapia. Y justo ahí radica el problema.

¿Y cuál es mi respuesta?

Ante esta situación tan habitual, mi propuesta siempre va dirigida hacia 3 direcciones:

  • Elaborar el proceso de duelo. La separación como cualquier otra “pérdida” necesita ser elaborada a través de la transición por cada una de sus etapas. Conocer y trabajar en cada una de estas etapas te ayudará a entender tus emociones y en consecuencia aprenderás a gestionarlas. Se trata que pases de la primera fase de shock hasta llegar a la aceptación de la separación para alcanzar la paz mental necesaria y ser capaz de empoderarte para comenzar tu nueva vida sola junto a tus hijos. Es un proceso que probablemente te llevará meses e incluso algún año transitar. Pero aprender las herramientas y los recursos para poder hacerlo es cuestión de algunas semanas. Desde mi punto de vista es recomendable recibir acompañamiento profesional para elaborar este proceso de duelo. Pues no se trata solamente de pasar por él como el que pasa por un trámite más, sino que consiste en que seas capaz, a la vez, de aprender lo que tu propia separación ha venido a enseñarte. Como mujer y como madre. Solamente así serás capaz de avanzar, madurar y ser el ejemplo de superación que te gustaría darles a tus hijos.
  • Examinar tus creencias. Todas estas afirmaciones que te dices a ti misma sobre tu situación, esta sugestión, es realmente lo que te esta haciendo sufrir. Porque al final, no es lo que te pasa, sino lo que te dices a ti misma acerca de lo que te pasa. Modificar estas creencias, transformarlas a través del cuestionamiento de las mismas es lo que te va a llevar a la última fase del duelo: la aceptación. Desarrollando una visión más realista de la situación. En este trabajo a menudo es necesario realizar un proceso de reestructuración cognitiva.
  • Toma medidas frente a la soledad. Como ya he explicado en muchas ocasiones, ninguna de nosotras deberíamos hacer frente a la maternidad a solas. O al menos cargando con este sentimiento de soledad que tanto nos limita e incapacita. Es frecuente sentirse aislada socialmente: los amigos en común hacen la suya o ya no me siento cómoda con según qué personas o situaciones y (sin quererlo) caemos poco a poco en este aislamiento social. Es necesario, aunque cueste, hacer un esfuerzo para establecer nuevas relaciones. Personas con quien puedas sentirte identificada, con quien te sientas cómoda y puedas establecer relaciones de confianza, puedas hablar y desahogarte, puedas ser tú misma y sobre todo, relaciones que sumen, que te aporten y no te resten, de manera que te ayuden a avanzar en este nuevo camino.

Espero que os haya resultado útil este texto de Marta, pero si sentís que se os ha quedado corto y necesitáis ampliar información, no dudéis en contactarme y contarme qué es lo que os preocupa.

¡Besicos para todas y que paséis muy buena semana!

You Might Also Like

No hay comentarios

Dejar un comentario